Como comunidad, hemos sido afectados por la reciente tragedia en Florida. Lamentablemente, este tipo de incidentes se han sucedido con demasiada frecuencia. Aunque la seguridad y la seguridad escolar actualmente se están discutiendo a través de las plataformas de noticias y redes sociales, así como también en salas de esperas y oficinas, no es un tema nuevo para los distritos escolares. Los administradores, maestros y miembros de la junta de educación/ directiva mantienen el objetivo de seguridad a diario. La seguridad de nuestros estudiantes es nuestra prioridad número uno todos los días. Empezando con la seguridad de nuestras escuelas que tengan la provisión de zonas libres de maní (cacahuates), la seguridad escolar abarca una multitud de áreas que quizás no se le ocurran a los padres de un niño de edad escolar. Con el fin de ofrecerle a nuestra comunidad una imagen más claro acerca de la seguridad y protección de las escuelas públicas de Hammonton, quiero informarles varias áreas en nuestro compromiso de proveerles a nuestros estudiantes un ambiente de aprendizaje seguro y saludable.

La seguridad y protección escolar comienza mucho antes de que un estudiante o empleado regrese a la escuela. La Junta de Educación/Directiva se asegura de que el Distrito adopte pólizas y procedimientos consistentes con los estatutos estatales, así como recomendaciones de varias organizaciones como el Departamento de Educación, la Asociación de Juntas Escolares de Nueva Jersey, FEMA y el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU., Para nombrar unos pocos. Una vez que se han adoptado estas pólizas, la administración de la escuela alinea los procedimientos para hacer cumplir las pólizas y seguir las mejores prácticas recomendadas. Se proporciona entrenamiento al personal durante varias veces durante el año escolar para explicar los protocolos adecuados. Los ensayos (actuaciones para prepararse) se completan mensualmente para comprometer nuestros procedimientos en memoria. Según el estatuto, se requiere que todas las escuelas completen un ensayo de incendio y un ensayo de seguridad, como un tirador activo, encierro, refugio en el lugar o evacuación de emergencia una vez al mes. A medida que completamos cada uno de estos ensayos, los datos se analizan para evaluar la efectividad de nuestros entrenamientos.

Este último noviembre, fuimos afortunados de experimentar una intervención de la seguridad realizada por la División de Preparación y Planificación de Emergencia Escolar del Departamento de Educación de Nueva Jersey. Los oficiales observaron y evaluaron en nuestra escuela secundaria un ensayo de manera “lock-down” (Puertas trancadas) activo no planeado. Esto se hizo en colaboración con los administradores del distrito y la policía local. Varios días después del ensayo, recibimos su informe y obtuvimos altas calificaciones por nuestros procedimientos que tenemos existentes, así como sugerencias para ejecuciones más eficientes. Por razones de seguridad, nuestro plan de seguridad exacto no se puede compartir con el público, pero la información obtenida de la visita se compartió con todos los administradores del las escuelas para mejor procedimientos.

Aunque los ensayos y los entrenamientos son vitales, son solo un pequeño componente de la seguridad y protección de la escuela. La seguridad de nuestros estudiantes comienza cuando los estudiantes llegan. Se diseminan patrones y tiempos de tráfico específicos para cada escuela y deben seguirse para garantizar que nuestros estudiantes pueda ingresar y salir de manera segura de nuestras escuelas sin preocuparse por el tráfico vehicular. El cumplimiento de las áreas designadas para el estacionamiento y los patrones de tráfico es una necesidad que todos deben cumplir. Además, el requisito de identificación al recoger estudiantes puede requerir tiempo adicional, pero es un tiempo bien empleado en términos de seguridad del estudiante.

Los visitantes de nuestros edificios escolares son monitoreados por el personal de nuestra oficina y deben ser “aceptados” para entrar. Con el uso de cámaras de seguridad, podemos monitorear todas las puertas en todos los edificios escolares. También somos afortunados de tener la presencia de un SRO en todos nuestros edificios, así como nuestro Memorando de acuerdos con los departamentos de policía de Hammonton y Waterford para compartir información. El Departamento de Policía de Hammonton, a través de sus oficiales, ha formado relaciones significativas con el personal y los estudiantes y son vitales para nuestra seguridad en general. Su familiaridad con cada edificio es un testimonio de su cooperación y coordinación con los funcionarios de las escuelas.

Desafortunadamente, recientemente tuvimos un incidente en el que un estudiante hizo comentarios inquietantes sobre la seguridad escolar. Debido a nuestras pólizas y procedimientos establecidos, las fuerzas del orden y el personal apropiado manejaron la situación de manera efectiva y eficiente. En ningún momento los estudiantes estuvieron en peligro ni el incidente requirió ninguno de nuestros protocolos de “encierro” o “refugio en la escuela”. Se lanzo una declaración robocall (llamadas automáticas por maquina) y declaración por la pagina del internet a todos los padres para asegurar la diseminación precisa de la información; sin embargo, fuimos informados de que hubo problemas técnicos relacionados con el robocall.

Aunque ninguna comunidad o escuela es protegido hacia la tragedia, como distrito estamos constantemente revisando y revisando nuestras políticas para reflejar las prácticas más precisas y aceptables, y reconocemos que siempre hay áreas para mejorar. Por ejemplo, nuestro sistema robocall también incluirá una entrega de mensajes de texto. Esto permitirá menos confusión cuando los mensajes no se reciban por completo. En el próximo año escolar, los padres recibirán instrucciones específicas para designar la información de contacto apropiada para las declaraciones de emergencias. También estamos buscando varias modernizaciones de cámaras de seguridad y entradas principales, así como personal de seguridad adicional. Se han llevado a cabo reuniones y se han programado para revisar las áreas actuales que lo necesitan. A medida que nuestra Junta de Educación prepara un presupuesto para el distrito para el 2018-2019, se compromete a hacer que nuestras escuelas sean seguras para todos.

Como distrito, realmente entendemos que los padres, el personal, los estudiantes y los miembros de la comunidad están especialmente preocupados por los recientes eventos nacionales, pero la seguridad no es una preocupación nueva para nuestra administración y personal. Somos muy afortunados de tener administradores, maestros, para profesionales, custodios, personal de la cafetería y conductores de autobuses que siguen los protocolos de seguridad diariamente. Ya sea al dejar o recoger, en el salón de clases o el patio de recreo, la seguridad del estudiante siempre ha sido y siempre será nuestra prioridad número uno. Así como se necesita toda nuestra comunidad escolar para garantizar la seguridad, también se requiere a las comunidades de Hammonton, Waterford y Folsom. Compartimos la responsabilidad de mantener seguros a nuestros niños al informar cualquier comportamiento sospechoso. “Ves algo. Escuchas algo. Diga algo. “No se puede repetir lo suficiente y se debe reforzar en todos los hogares. A través de nuestra vigilancia unificada, podemos hacer que nuestras escuelas sean más seguras para todos.

 

Robin Chieco

Superintendente de Escuelas